Sí a la radio, sí a la confianza

Sí a la radio, sí a la confianza

La necesidad de confiar en la información es más acuciante que nunca en el contexto de la pandemia de COVID-19, que afecta al mundo desde hace más de dos años. Esta urgencia de veracidad da a la radio un papel prominente en el combate a la emergencia frente a la avalancha de contenidos falsos que circulan sin control en las redes sociales.

Con más de un siglo de historia, la radio sigue siendo uno de los medios de comunicación más fiables y de mayor uso. A lo largo de los años, ha ofrecido un acceso rápido y asequible a la información en tiempo real y una cobertura profesional sobre asuntos de interés público, además de ayudar a garantizar la educación y el entretenimiento a distancia.

La necesidad de confiar en la información es más patente que nunca en el contexto de la pandemia de COVID-19 que afecta al mundo desde hace ya más de dos años. Y es esta urgencia de veracidad la que da a la radio un papel preponderante en el combate a la emergencia frente a la avalancha de contenidos falsos que circulan sin control en internet y las redes sociales.

Cuestión de vida o muerte

“La gente se ha dado cuenta de que la información correcta a veces es cuestión de vida o muerte”, dice Mirta Lourenço, jefa de la sección de Desarrollo de los Medios y Educación a los Medios y a la Información de la UNESCO.

Mirta Lourenço es también la coordinadora de las actividades del Día Mundial de la Radio, una jornada celebrada cada 13 de febrero para conmemorar la fundación de la Radio de las Naciones Unidas en 1946.

Con el lema “Sí a la radio, sí a la confianza”, este año la UNESCO quiere destacar que la gente espera de los medios información confiable y precisa que sea de utilidad pública.

El internet no tiene presencia en todo el mundo, la radio sí

En un mundo como el de hoy, donde hay tantas opciones de comunicación con las redes sociales y otros medios que la tecnología nos pone al alcance de la mano. ¿Cuál es la diferencia entre la radio y esos otros medios?

“A partir de los países desarrollados tenemos la idea de que todo sucede en internet y es cierto de alguna manera porque el crecimiento del mundo digital ha sido exponencial y aumenta año tras año. Unos 4000 millones de personas están conectadas, pero hay casi otros 4000 que no están. Nos da la impresión de que todo el mundo está montado en el mundo digital, pero la verdad es que en los países desarrollados sólo alrededor del 50% de las personas usan internet. Eso varía según vivan en una zona urbana o rural”, señala Lourenço. (Noticias ONU)

Últimas noticias