La “economía plateada” y el futuro de la vejez en la Argentina

La “economía plateada” y el futuro de la vejez en la Argentina

El debate sobre cómo proporcionar buenos cuidados a las personas mayores está en el centro de la agenda pública. Y en vez de pensar sobre la tercera edad como un lastre, hoy se la percibe como una oportunidad.

En la Argentina, el gasto en salud y pensiones para los mayores de 65 años pasará de 13,2% del PIB en 2020 a 21,3% en el 2050

A nadie le gusta imaginarse viejo. Sin embargo, millones de personas suben fotos a aplicaciones como AgeingBooth y FaceApp que usan inteligencia artificial para “envejecer” un rostro.

Más allá de las temidas canas y arrugas, estas imágenes nos invitan a ponderar otras incógnitas. ¿Cuál será mi situación económica en 20 o 30 años? ¿Tendré acceso a buenos servicios de salud? ¿Habrá quién me ayude en mi rutina diaria? Y fundamentalmente, ¿estos factores se complementarán para darme una buena calidad de vida?

Según un nuevo estudio basado en un análisis profundo de la situación en 26 países de América Latina y el Caribe, el futuro de la vejez podría ser muy promisorio, pero sólo si acometemos reformas conjuntas a los sistemas de pensiones, salud y atención a la dependencia para personas mayores.

La buena noticia es que a pesar del pesimismo que suele rodear este tema, la calidad de vida de las personas mayores muestra una fuerte tendencia a mejorar. Durante las últimos dos décadas, por ejemplo, el tiempo promedio que una persona de 65 años puede anticipar que vivirá en buena salud y sin pobreza aumentó de 7,1 a 9,7 años en América Latina y el Caribe. En Argentina, el panorama es aún mejor, alcanzando un promedio de 11,3 años en comparación a los 9,4 años hace 2 décadas.

A estas buenas noticias hay que sumarle un giro profundo en las percepciones sobre la vejez. El debate sobre cómo proporcionar buenos cuidados a las personas mayores—prácticamente inexistente hace 20 años—hoy está en el centro de la agenda pública. Y en vez de pensar sobre la tercera edad como un lastre, hoy se la percibe como una oportunidad. Se trata de la denominada “economía plateada” de productos y servicios demandados por un segmento del mercado que crece más que cualquier otro. (INFOBAE)