El COVID-19 ha aumentado el riesgo de que las niñas sean víctimas de la mutilación genital femenina

El COVID-19 ha aumentado el riesgo de que las niñas sean víctimas de la mutilación genital femenina

El cierre de las escuelas, los confinamientos y la alteración de los servicios sanitarios por la pandemia de COVID-19 han aumentado el riesgo de sufrir esta aborrecible práctica, que amenaza a dos millones de mujeres y niñas durante la próxima década. El titular de la ONU apoya las iniciativas para cambiar las normas sociales que perpetúan esta práctica.

El Secretario General de la ONU pidió este jueves acabar de una vez por todas con la lacra de la mutilación genital femenina. En su mensaje por el Día Internacional contra esa lesiva práctica, que se celebra este domingo, António Guterres manifestó su esperanza de terminar con ella durante esta década.

“Es imperioso detener esta flagrante manifestación de la desigualdad de género. Con inversiones urgentes y medidas oportunas podemos cumplir la meta de los Objetivos de Desarrollo Sostenible de eliminar la mutilación genital femenina para 2030 y construir un mundo que respete la integridad y la autonomía de las mujeres”, exhortó.

Guterres recordó que la mutilación general es “una violación abominable de los derechos humanos” y que produce daños “profundos y permanentes” a mujeres y niñas en diversas partes del planeta.

“Cada año, más de cuatro millones de niñas corren el riesgo de ser sometidas a esta forma extrema de violencia. Lamentablemente, la pandemia de COVID-19 ha repercutido en los servicios sanitarios y ha puesto en peligro a incluso más niñas”, destacó.

El titular de la ONU explicó que la Organización y sus socios apoyan iniciativas orientadas “a cambiar las normas sociales que perpetúan esta práctica” y pidió “que se aceleren las inversiones para acabar con la mutilación genital femenina y defender los derechos humanos de todas las mujeres y niñas”.

UNICEF denuncia retrocesos en la lucha contra la mutilación genital femenina

Por su parte, UNICEF se sumó a la advertencia del Secretario General sobre el aumento del riesgo de que las niñas sean víctimas de mutilación genital femenina durante la pandemia del COVID-19.

El Fondo de la ONU para la Infancia destaca que el cierre de las escuelas, los confinamientos y la alteración de los servicios sanitarios son las principales causas por las que las niñas pueden llegar a sufrir esta peligrosa práctica de la que podrían producirse dos millones de casos durante la próxima década.

La asesora superior de UNICEF para la prevención de prácticas nocivas, Nankali Maksud, alertó sobre esta situación y destacó que se está “perdiendo terreno” en la lucha contra la mutilación genital femenina.

“Cuando las niñas no pueden acceder a servicios vitales, a las escuelas y a las redes comunitarias, su riesgo de sufrir la mutilación genital femenina aumenta significativamente, amenazando su salud, su educación y su futuro”, remarcó.

La especialista indicó que la conmemoración este domingo del Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina, junto al segundo aniversario de la pandemia del COVID-19, han de servir para “renovar nuestro compromiso con una acción concertada y bien financiada para retomar el camino y acabar con esta práctica en todas partes.»

UNICEF recuerda que la mutilación genital femenina es una violación de los derechos de las niñas y puede provocar graves complicaciones de salud e incluso la muerte.

Además, destaca que las menores que sufren esta práctica corren un mayor riesgo de contraer matrimonio infantil y de abandonar la escuela, un escenario que amenaza su capacidad de construir un futuro mejor tanto para ellas como para sus familias y comunidades. (Noticias ONU)

Últimas noticias