Indígenas ganan más de US$ 2 millones al año con cosechas y el cobro de peajes en las reservas de Mato Grosso

Indígenas ganan más de US$ 2 millones al año con cosechas y el cobro de peajes en las reservas de Mato Grosso

La actividad comenzó sin la autorización del Ibama y ocupa 1,5% del territorio.

En el oeste de Mato Grosso, un grupo de cerca de 3.000 indígenas recauda alrededor de US$ 2 millones al año con el cultivo de soja, maíz y frijol; y por el cobro de peaje a los vehículos que cruzan la ruta pavimentada de la reserva Utiariti, ubicada entre las ciudades que ocupan el tercer y cuarto puesto entre las mayores productoras de granos en Brasil, Sapezal y Campo Novo do Parecis.

Sin contar con licencias del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (Ibama), pero con el apoyo encubierto de la Fundación Nacional del Indio (Funai), los indígenas habitan en 86 aldeas y desarrollan sus cultivos en un área que abarca 17.000 hectáreas, lo que corresponde a cerca del 1,5% del total de la reserva, compuesta por 1,2 millones de hectáreas entre los ríos Verde y Papagaio.

Según Arnaldo Zunizakae, de 51 años, hijo de un cacique y responsable de la producción agropecuaria en una de las cuatro cooperativas de la reserva indígena, tanto el dinero de la labranza como el del peaje se reparte equitativamente entre los indígenas, a un promedio de US$ 694 anuales.

Los indígenas también trabajan en pequeñas plantaciones y crían animales para el consumo y subsistencia de las aldeas. Además de los Parecis, la región es el hogar de otras etnias, como los Nambikwara y los Manoki. (FOLHA INTERNACIONAL)